jueves, 25 de noviembre de 2010

Daniel G. Revuelta




Me llamo Daniel G. Revuelta , pero algunas personas me conocen como
Fumantwo.
Dibujante, diseñador, artesano, artista, según el vidrio a través del
cual me mires.
Naci en 1978 en Aguilar de Campoó, un pequeño pueblo de la desconocida
Provincia de Palencia, España.

- Cómo fue tu primer contacto con el vidrio?
Mi primer contacto con vidrio, fue un día tirando gordos cables
eléctricos contra ventanas de vidrio apiladas. En la operación de
extracción del cable, de entre los grandes pedazos de vidrio roto, uno
de ellos se deslizó a modo de guillotina, cortando carne hasta llegar a
el hueso del dedo índice de mi mano derecha. Tenía unos siete años.
Volví a casa llorando. Dejando tras de mí un reguero de sangre.

-Por qué lo elegís como material para trabajar?
Al terminar la escuela de artes, dediqué algún tiempo a trabajar en
bares de copas y como diseñador. Tras un periodo de búsqueda en el campo
audiovisual, llegué a un punto muerto de inactividad. Entonces a través
del programa de búsqueda de empleo, llegó a mi casa una oferta de
trabajo en la escuela del vidrio de la Fundación Cento Nacional Del
Vidrio, en la Granja, Segovia. Ofrecían alojamiento, sueldo y la
posibilidad de conocer un “nuevo” material.
Desde entonces la mayor parte de mis trabajos han sido en vidrio.

- Cuál fue tu formación en vidrio? qué técnicas trabajas?
Del 2003 al 2005 me gradúo como técnico de vidriera emplomada en la
escuela del Centro Nacional del Vidrio de la Real Fábrica de Cristales
de La Granja, en Segovia, España, donde además sigo los cursos monográficos de: Iniciación a la Vidriera Artística con Alberto Gambale; el Vidrio en la Arquitectura con Milla
Hernández, Ignacio de las Casas y Cristina Gil; conservación y
Restauración de vidrieras con Fernando Cortés Pizarro; vidriera
Artística con Carlos Muñoz de Pablos; pintura sobre vidrio de nivel III
con Sante Pizzol.
Entre 2005 y 2007, obtuve el título de técnico experto en la elaboración
del vidrio por la escuela Vetroricerca Glas & Modern, de Bolzano, en
Italia, donde además tuve la suerte de trabajar pasta de vidrio con
Silvia Levenson, fusión con Miriam Di Fiore, vidriera artistica a Sante Pizzol y soplado con Barbara Fraccaroli y Tom Rowney, entre otros por mi
considerados grandes maestros del vidrio internacional.
En ese mismo período también aprendí algo sobre como soplar de pié en el
Instituto Superior del Vidrio de ZeleznyBrod, de la Republica Checa.
Conozcco las bases prácticas y teóricas de técnicas que tratan el vidrio
desde que está frió, a muy caliente, pasando por templado.

- En qué proyectos estas trabajando actualmente?
En este momento trabajo como técnico experto, junto a Francesca Ficca,
Licenciada en Ciencia y la Tecnología Para La Conservación y
Restauración De Bienes Culturales y técnico experto en vidrio.
Nuestro proyecto se llama Nouou. Se trata de un espacio polivalente
destinado a la creación y exposición de piezas de arte y diseño en vidrio.En estos días presentamos el catalogo de nuestra primera colección:
NO_RETORNABLE.Se trata del uso envases de vidrio industrial de desecho mediante una
mínima modificación de su forma original.
Se trata de transformar un objeto que ya ha cumplido la misión para la
que fue diseñado, en un nuevo, con otra utilidad, alargando así su vida
antes de ser destruido para su reciclaje.
Hacer algo nuevo de algo viejo, sin que esto implique renunciar a las
cualidades formales del producto inicial.

- Cuál es la situación actual con respecto al arte en vidrio en España?
cómo esta valorado?
En España el vidrio en su faceta artística es prácticamente un
desconocido para el público en general.
Los lugares donde el vidrio puede disfrutarse en exposiciones como
material constructivo de piezas de arte contemporáneo pueden contarse
con los dedos de las manos.
La prácticamente desaparición del trabajo artesanal del vidrio en la
península durante un largo periodo histórico, hizo que el vidrio se
observe genéricamente solo bajo el aspecto que le otorga una producción
industrial.
En Mallorca sin embargo, se atesora y presume de una gran cultura de
vidrio, debido fundamentalmente al aislamiento geográfico y a una
continuidad histórica en producción artesanal de piezas de vidrio.
Lugares como el MAVA (Museo de Arte en Vidrio de Alcorcón) en Madrid o
el Museo del Centro Nacional del Vidrio, en Segovia; permanecen como
iconos nacionales que junto a algunas iniciativas privadas del resto de
la geografía, hacen que en los últimos quince años, la cultura del
vidrio sea un bien común, así como el conocimiento y comprensión de este
fascinante y eterno material.