martes, 21 de septiembre de 2010

Guillermo Raynié










Instalación CIFIT, Victoriaville 2006, obra de Lynda Baril.


Guillermo Raynié : "Con mi mujer Alejandra Basañes y nuestros hijos de 4 y 8 años llegamos a Canadá en abril 2003. Diciembre 2001 fue muy duro para nuestra moral y para nuestros trabajos, al igual que para todos los argentinos. Propietarios de un taller de vitrales muy floreciente desde 1998, profesora de la Universidad de San Juan y de escuelas secundarias vimos nuestro futuro fundir. Seis meses sin vender un vidrio y con atrasos en los sueldos oficiales decidimos mal-vender todo y emigrar. Canadá nos recibió como a todos los inmigrantes: reglas claras, mucha información disponible, algo de ayuda y nadie conocido que nos recibiera. Aquí conocimos Gilles Désaulniers y su familia, profesor retirado de la cátedra de vidrio de la Universidad de Québec en Trois-Rivières nos ayudó a instalarnos en esta bella ciudad. Trabajé en proyectos de vitral en un par de talleres hasta que en 2005 abrimos nuestro taller "De Vidrio". La experiencia mayor había sido en vitral, aunque había estudiado el vidrio y la temperatura nunca había experimentado más que unas grisallas con el ingeniero Daniel Ortolá. Hice cursos de termoformado en Espace Verre en Montreal y viajé a Alemania y España para aprender sobre los compatibles del vidrio flotado, desarrollamos la técnica de serigrafía de grisalla y esmaltes al horno. En nuestro taller realizamos trabajos propios y cooperamos con colegas artistas en sus propuestas con vidrio. Alejandra completa su maestría en arte en la Universidad de Laval a la par que desarrolla su carrera de artista plástica."

Algunas provincias de Canadá tienen un programa gubernamental por el cual se debe consagrar el 1 % del presupuesto de una obra pública a la integración de una obra de arte a la arquitectura (Edificios, sea construcción o remodelación). Se hace por invitación y concurso. Se la conoce como ley del 1% y es una manera muy interesante de integrar las artes a la vida de todos los días de la gente.
El trabajo de las manzanas fue un contrato de una colega: Lynda Baril. Se produjeron más de 60 manzanas y corazones de manzanas en vidrio, granito negro y rojo, mármol y aluminio fresado. La idea fue de incorporar a esta obra una amplia gama de conocimientos: desde un escultor de piedras (martillo y cincel) hasta la tecnología de fresado del aluminio en 3D por computadora pasando por la pâte de verre.
Fui el encargado de hacer las piezas de vidrio, reproducir 19 piezas de vidrio con la técnica de la Pâte de verre y cera perdida. Las manzanas tienen hasta 1,5 kg de peso, las hice con vidrio Gabbert Nº5 (USA) en diferentes granulometrías, vidrio flotado 10mm (Québec) en rectángulos y cuadrados 2 a 4 cm, granos+ 5mm, y vidrio flotado extra claro 10 mm., posiblemente inglés, en diferentes granos también. Se hicieron moldes de las piezas que se reprodujeron en vidrio, todas en diferente posición.