martes, 4 de mayo de 2010

Javier Gomez














Javier Gómez utiliza simples láminas de vidrio para construir esculturas, dándolas formas distintas mediante cortes en frío. Una vez cortadas pule sus bordes y las superpone pegando una lámina con otra. El resultado es una obra que supera el límite de la virtuosidad, se aleja incluso de la propia materia, creando construcciones ilusorias.

Como elementos expresivos utiliza el craquelado y el grabado con chorro de arena, obteniendo superficies degradadas y erosionadas en las que se condensa la luz. En ocasiones, numerosas burbujas invaden de manera agresiva las láminas, pretendiendo con ello acercarnos a un mundo ilusorio ya cósmico, ya subacuático.

Para comprender la obra de Javier Gómez es necesario tener en cuenta dos elementos: la línea curva y la luz, generadora esta última de la primera. La luz actúa como protagonista y como una forma más dentro del conjunto de su obra, originando verdaderos fénomenos ópticos. Gracias a la combinación de luz y formas planas consigue en sus esculturas las tres dimensiones espaciales fuera de toda gravedad."

Javier Gómez es el impulsor del Museo de Arte en Vidrio de Alcorcón, su aporte al arte en vidrio es de gran importancia.