lunes, 26 de abril de 2010

Vidrio en la Arquitectura - Sede del departamento de Sanidad del Goberno Vasco








Sede del departamento de Sanidad del Goberno Vasco

Construido | 2008 | Bilbao | El solar forma una esquina en uno de los dos ejes principales del Ensanche, trazados en 1862. La normativa urbanística del área es muy restrictiva y prevé repetir el perfil de los medianiles, retranquear los áticos según una directriz curva, achaflanar la esquina y construir un torreón sobre el chaflán.
El edificio agrupa los servicios y las comunicaciones verticales en una espina adosada a la medianera más larga y genera siete plantas diáfanas de oficina. Sobre ellas se ubican otras dos plantas destinadas a locales representativos e institucionales. La sala de consejos ocupa la doble altura del torreón. El salón de actos, su vestíbulo y los locales anejos se sitúan en el primer sótano. Más abajo hay tres plantas de estacionamiento.
Una doble envolvente resuelve no sólo los requerimientos urbanísticos sino también los energéticos, los de resistencia al fuego del edificio y el aislamiento acústico del exterior. Este doble envoltorio no es una piel sino un volumen, de cuyas permeabilidad, habitabilidad y transitabilidad se hace disfrutar al lugar de trabajo. A través de este volumen el edificio respira y en él se produce el intercambio espacial entre el interior y el exterior.
El volumen envolvente funciona como un sistema. Como tal sistema, debe proporcionar una respuesta homogénea y válida en las múltiples situaciones diferentes que se generan en la fachada. En la definición del sistema intervienen la técnica constructiva, el funcionamiento del edificio, el intercambio energético, la ciudad y también el propio hecho, la voluntad de ser, pero nunca el alzado o la composición. Además, en lugar de limitarse a configurar el interior del edificio por un lado y conformar el espacio urbano por el otro, el sistema de fachada debe convertirse en un vehículo social entre ambas realidades.
Los pliegues de la fachada generan visuales múltiples desde el interior hacia las calles que se cruzan y, desde las últimas plantas, hacia el paisaje que circunda la ciudad.

Coll-Barreu Arquitectos